Consideraciones sobre el perfil nutricional del Kratom

Si bien el Kratom no es consumido por sus propiedades nutricionales, hay que considerar varios aspectos de estas, especialmente su alto contenido en hierro.

Desde KationicKratom siempre hemos recomendado la infusión de Kratom como la forma más segura y eficaz de consumir Kratom desde un punto de vista de reducción de riesgos, ya que la cocción elimina cualquier contaminación microbiológica.

La presencia de macronutrientes (carbohidratos, proteínas y grasas) en una infusión de Kratom es despreciable, por lo que su aporte calórico también lo es.

En el caso de ingerir el material vegetal, ingerimos principalmente fibra. La fibra aporta menos calorías que los carbohidratos, entorno a 2 calorías por gramo. Si bien la presencia de fibra en la dieta es importante y ayuda a regular el tránsito intestinal, un exceso de fibra se relaciona con molestias digestivas, diarrea, dolor abdominal, etc.

Micronutrientes: consideraciones acerca del elevado contenido en hierro del Kratom

El Kratom, como cualquier otra hoja verde, contiene una gran cantidad de vitaminas, tanto las hidrosolubles del grupo B o vitamina C, así como liposolubles (vitaminas A y E). Mientras que las primeras se excretan fácilmente, las segundas pueden dar lugar a efectos tóxicos en dosis muy elevadas. Esto, sin embargo, no es problema para el consumidor habitual de Kratom, ya que las dosis ingeridas no son elevadas, especialmente si solo lo tomamos en forma de infusión.

En cuanto a minerales, esta es la dosis promedia ingerida en una infusión de 10 gramos de Kratom:

  • Sodio: <0,1 mg
  • Potasio: 92,5 mg
  • Calcio: 66,0 mg
  • Hierro: 2,5 mg

La cantidad diaria recomendada de hierro varía según el grupo poblacional, estos son los datos proporcionados por el NIH:

Hombres adultos de 19 a 50 años de edad8 mg
Mujeres adultas de 19 a 50 años de edad18 mg
Adultos de 51 o más años de edad8 mg

Como vemos, los requerimientos diarios de hierro en hombres y mujeres menopáusicas son muy bajos: 8 mg diarios.

Esto significa que consumidores de grandes cantidades de Kratom pueden superar este umbral al incluir el hierro proveniente de otras fuentes dietéticas.

Reducción de riesgos: ¿qué se puede hacer al respecto?

El hierro de origen vegetal (hierro no hemo) no se absorbe tan eficazmente como el hierro de origen animal.

Sin embargo, si un consumidor de grandes cantidades de Kratom presenta síntomas asociados a un exceso de hierro, el primer paso es acudir al médico y medir la sideremia mediante un análisis de sangre.

Si se confirma el diagnóstico, hay que bajar la dosis de Kratom lo máximo que sea tolerable, no ocultar su consumo al especialista y seguir sus indicaciones.

Una práctica habitual es añadir ácido cítrico o ascórbico (vitamina C) en la infusión de Kratom para ayudar a extraer los alcaloides. Debido a que estos compuestos, especialmente la vitamina C, ayudan a absorber el hierro no hemo, los consumidores de grandes cantidades de Kratom deben evitar añadir vitamina C, jugo de limón o cualquier otro ácido a la infusión.

Así mismo, aquellas personas con hemocromatosis hereditaria deben tener presente la elevada cantidad de hierro en el Kratom.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

VOLVER ARRIBA