Agricultor indonesio de Kratom

Los agricultores de Kratom indonesios buscan pausar las exportaciones a EEUU

Grupos de agricultores acusan a la industria estadounidense del kratom, AKA, de prácticas comerciales desleales que mantienen bajos los precios y la calidad

Dos cooperativas que representan a agricultores indonesios piden a su Gobierno que detenga las exportaciones de kratom a Estados Unidos hasta que se establezcan normas comerciales acordadas.

El 27 de noviembre de 2023, la Asociación Empresarial de Horticultura de Indonesia (PPHI) y la Cooperativa de Productores Anugerah Bumi Hijau (Koprabuh) enviaron una carta abierta al jefe de gabinete del presidente indonesio Joko Widodo, Moeldok.

Los grupos publicaron la carta el mismo día en que el presidente Widodo y el ministro de Comercio, Zulkifli Hasan, se reunieron para discutir posibles regulaciones del comercio de kratom.

El portavoz de Koprabuh, Yohanis Cianes Walean, dijo a CNN Indonesia que los agricultores piden “suspender temporalmente las exportaciones de kratom a los EE.UU., hasta que haya una gobernanza acordada que conduzca a un kratom de calidad, precios justos, justos para los productores y usuarios que priorizan la calidad para la exportación”.

Los grupos afirman que los vendedores estadounidenses no han pagado por millones de dólares en kratom, debido en parte a las incautaciones de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), pero también debido a un sistema de pago contra reembolso (COD) que, según dicen, fue implementado por la Asociación Americana de Kratom (AKA). Este sistema protege a los importadores estadounidenses de kratom de tener que pagar por un producto que ha sido contaminado o incautado por la FDA, pero deja a los agricultores sin compensación por su producto. Los agricultores afirman que se necesitan reglamentaciones adecuadas en ambos países para mejorar este sistema comercial.

Un sistema de pago contra reembolso protege a los importadores estadounidenses de kratom de tener que pagar por un producto contaminado o incautado por la FDA. Los agricultores indonesios están perdiendo millones de dólares en kratom por un sistema mal regulado en ambos países.

El kratom procedente de Indonesia a veces está contaminado con bacterias o altos niveles de plomo. En una entrevista de 2021 con Kratom Science, los representantes de PPHI dijeron que la mala calidad es un resultado inevitable de los bajos precios (unos 4 $/kg) que ofrecen los importadores estadounidenses de kratom. Un precio más alto permitiría a los cultivadores de kratom aplicar prácticas e infraestructuras más limpias, nos dijeron.

Lo ideal es que el precio sea de 12 $/kg, porque debe haber un proceso de lavado, en el que el interior esté separado y libre de polvo y contaminación animal, así como máquinas de molienda estándar de calidad alimentaria, que intentamos comprar juntas para [poder permitírnoslo], sobre todo teniendo en cuenta que la mayoría de la gente procesa manualmente.

PPHI nos dijo que sus “estándares parecen haberse mantenido bajos, a propósito”. En nuestra entrevista de 2021 mencionaron los intereses empresariales estadounidenses en general, pero no la AKA en concreto.

De CNN Indonesia:

Yohanis dijo que varias asociaciones de kratom, junto con AKA, habían firmado la Carta de Binagraha en la Oficina del Jefe de Gabinete del Presidente el 8 de agosto de 2022.

Según él, la carta es la normativa básica para la gestión del kratom. Sin embargo, dijo Yohanis, AKA nunca aplicó y violó todas sus normas, incluidas las de “cash and carry”.

PPHI-Koprabuh considera que el desequilibrio comercial creado por la AKA está ejerciendo presión sobre los comerciantes de kratom en Indonesia. Aparte de eso, AKA también realiza transacciones directas de los agricultores y destruye los precios, dando lugar al acaparamiento de productos de kratom en EE UU.

“Esta práctica crea incluso ventas de pánico que hacen que los comerciantes indonesios acaparen kratom en EE.UU., pagado después de su venta, lo que provoca que el precio del kratom caiga aún más en picado. [El kratom] se ofrece a 4 dólares/kg en EE.UU. y es difícil venderlo, sin deducir los costes de almacén, que cada vez estrangulan más”, afirmó.

Los grupos afirman que estas prácticas comerciales crean una “competencia malsana entre los cultivadores de kratom de toda Indonesia”.

Aunque el Ministro de Comercio dio luz verde al comercio de kratom, la Agencia Nacional de Estupefacientes de Indonesia (BNN) quiere que la planta se ilegalice como “estupefaciente de clase 1”, similar a la Lista 1 de EE.UU.. Aunque la BNN no puede promulgar leyes, el Ministerio de Sanidad está investigando el kratom para determinar si puede considerarse un estupefaciente.

En caso de que el Presidente Widido y el Ministro de Comercio Hasan apliquen normativas comerciales estrictas que exijan pruebas y otras normas antes de la exportación, esto podría garantizar un aumento general de la calidad del kratom consumido por los estadounidenses.

Según la PPHI, esto mejoraría el mercado en general, incluso en Estados Unidos.

Un grupo de agricultores afirma que el kratom ayuda a la economía y al medio ambiente

El portavoz de la Asociación de Agricultores Indonesios de Purik (Appuri), Ibrahim, se mostró satisfecho por la reunión entre el presidente y el ministro de Comercio. Dijo que fue el resultado tanto de una reunión de la delegación de la AKA con el Ministerio de Comercio en julio de 2023, como de la reciente visita del presidente Widodo a Estados Unidos, donde se reunió con el presidente Biden.

Ibrahim destacó la importancia de la agricultura del kratom para su economía local en una entrevista con la organización de noticias PIFA:

“Si este kratom o purik fuera un estupefaciente, en Kapuas Hulu seríamos un distrito perjudicado por la influencia de este kratom. De hecho, no lo es. De hecho, ahora la economía de la gente de Kapuas Hulu y Kalimantan Occidental en general está progresando gracias a este kratom”, dijo Ibrahim.

Añadió que el índice de criminalidad en Kapuas Hulu también ha descendido, porque la economía y el nivel educativo de la comunidad han mejorado.

“El kratom ayuda a la economía de la comunidad. Aparte de eso, se trata de una economía verde por la que abogan los líderes mundiales, incluido el programa del Sr. Jokowi, que da prioridad a las plantas de carbono”, afirmó.

Millones de árboles de kratom crecen silvestres en Indonesia. Una prohibición del kratom daría a BNN la justificación para erradicarlos. Los funcionarios locales se preocupan por el impacto medioambiental de la deforestación derivada de esta política prohibicionista. En noviembre de 2020, Alue Dohong, viceministro de Medio Ambiente y Bosques, declaró al Pontianak Post que “como es una planta endémica y característica de la zona, animamos a que permanezca allí, no a que se destruya.”

El ex gobernador de la provincia indonesia de Kalimantan Occidental, Kalbar Sutarmidji, pidió al presidente indonesio que no prohibiera el kratom. Si se produce la deforestación debida a la prohibición del kratom, dijo en 2020, “estoy seguro de que será un problema mundial, porque Betung Karihun y el lago Sentarum (parques nacionales) han sido designados pulmones del mundo.”

¿Y qué pasa en Europa?

Aunque en Europa no tenemos el poder negociador que tiene EEUU debido al menor volumen comercial, desde Kationickratom creemos que hay que proteger a las dos partes más vulnerables: agricultores y consumidores.

Los agricultores merecen unos precios justos para poder subsistir y ofrecer un Kratom de calidad. A su vez, los consumidores se benefician de un producto de calidad, que si bien es ligeramente más caro, no presenta riesgos para la salud como contaminación bacteriana, por metales pesados o altos niveles de 7-hidroximitraginina.

Fuente: https://www.kratomscience.com/2023/11/29/indonesian-kratom-farmers-seek-to-pause-exports-to-the-us/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

VOLVER ARRIBA