Cómo consumir Kratom

¿Cómo se toma el Kratom? Formas de consumo más habituales

Esta es una de las preguntas más comunes entre los que acaban de descubrir el Kratom: ¿Cómo tomar Kratom? Hay más de una manera, y es un tema en el que vale la pena ahondar porque la forma en la que se consume Kratom marca significativamente la experiencia obtenida.

Por tanto, nos hemos propuesto redactar la guía más completa posible para responder a esta pregunta.

Cómo tomar Kratom
Té de Kratom

El llamado «té de Kratom» es una infusión hecha con las hojas de Kratom, que habitualmente se compran en forma de polvo. En nuestra tienda, todas las variedades de Kratom son hojas finamente trituradas: el propósito es extraer la mayor cantidad de alcaloides (principios activos) al hacer la infusión.

Sin embargo, la infusión no solo se hace con las hojas de Kratom: también puede hacerse con extractos, resina o una mezcla de estos con las hojas.

Nosotros recomendamos siempre consumir el Kratom en infusión por varias razones:

Cómo preparar un té de Kratom

Os resumimos esta guía en un vídeo, para que sea más didáctico y simple:

  • Elige tu variedad favorita, según gustos u ocasión. Te dejamos una completa guía para que elijas si aún no sabes qué variedad se adapta mejor a ti.
  • Pesa tu dosis: 2-3 gramos es una buena dosis para empezar, 5-8 gramos ya es una dosis estándar para descubrir todos sus efectos y 10 gramos o más es fuerte. Nunca recomendamos exceder los 15 gramos. Hacemos especial hincapié en la importancia de usar una báscula de precisión para pesarlo, es una forma muy efectiva de reducir riesgos.
  • Pon un cazo con agua a hervir. Evita usar agua de grifo si en tu zona hay mucha cal. La cantidad de agua a hervir va de 1 a casi 2 vasos (250 a 400 mL). Recomendamos algo más de 1 vaso si la dosis es grande (10 gramos o más). Cuanto más concentrado esté el té, peor será su sabor. Otra consideración para consumidores de dosis elevadas, es que añadir ácidos (como jugo de limón) ayuda a extraer el hierro (el Kratom es muy rico en hierro) y los metales pesados. Esto solo es problemático si padeces hemocromatosis o tomas dosis muy altas de Kratom. Más información aquí. Además, empeora su sabor.
Por experiencia, el Kratom se aprovecha más al echar más agua. Así que en lugar de un vaso de 200 ml, recomendamos preparar un tazón de 300 o 350 ml.
cropped-logo-tienda-1-jpg
KationicKratom
Recomendación
  • Cuando el agua rompa a hervir, echar el Kratom previamente pesado. Ir removiendo poco a poco. Cada vez que el agua rompa a hervir conviene baja un poco el fuego, pues el té tiende a subir.
  • Remover y dejar a fuego medio durante 5 minutos máximo, ya que el calor degrada la mitraginina, especialmente en pH ácido. Muchas veces, basta con dejarlo hervir 1 minuto.
  • Cuando el té esté listo, toca filtrarlo. Un filtro de café es lo ideal, los podemos encontrar en cualquier supermercado. Podemos pasar algo de agua fría sobre los restos de Kratom que han quedado en el filtro para arrastrar algo más de alcaloides, hasta que el vaso o bol de dónde beberemos el té quede lleno.
  • Agregar azúcar u otro edulcorante al gusto. Tener un caramelo en la boca también es otro truco efectivo para disimular el sabor. Si la dosis es baja, el sabor del Kratom no es desagradable y no hay necesidad de disimularlo. Muchas de nuestras variedades están muy pasables porque las hojas se trituran sin venas y demás partes duras, que le confieren un sabor muy amargo.
  • Deja que se enfríe un poco, y ves bebiendo poco a poco, en el transcurso de unos 30 minutos si no tienes experiencia con esta planta.
  • ¡Disfrutar!
Ventajas

Ventajas

  • Es el método más seguro.
  • Evita el consumo abusivo.
  • Evita la redosificación.
Desventajas

Desventajas

  • Requiere tiempo y utensilios para hacerlo.
  • Mayor coste añadido (gastos de luz o gas, filtros…).
  • Más difícil de transportar.
  • Mal sabor a dosis altas.

Cápsulas de Kratom

¿Cómo se toma el Kratom? Formas de consumo más habituales Capsulas de Kratom

Este es uno de los métodos que más se han popularizado, ya que es muy conveniente de usar. Podría llevar a ciertos problemas a los vendedores, pues el Kratom no ha sido aprobado para el consumo humano ni en España ni en la UE, por lo que venderlo en este formato tiene sus riesgos.

Se trata de hojas de Kratom finamente pulverizadas, como las que vendemos, simplemente encapsuladas en cápsulas de gelatina de gran tamaño (tamaños #000, #00E o #00). Al igual que pasa con la infusión, también es posible encapsular extractos y resina.

Cómo preparar cápsulas de Kratom

Cualquiera en su casa puede preparar cápsulas de Kratom: la inversión inicial es pequeña y acaba saliendo rentable para el consumidor habitual, ya que las tiendas cobran bastante por el Kratom encapsulado. Para preparar tus propias cápsulas, solo necesitas:

  • Cápsulas vacías: debido a las dosis habituales en las que se consume el Kratom, recomendamos cápsulas grandes, de tamaños #000 (la más grande) a #00. Ten en cuenta que las cápsulas más grandes pueden ser difíciles de tragar. Hay cápsulas de gelatina de origen animal y cápsulas de origen vegetal, que son las que recomendamos por motivos éticos. Puedes comprarlas en herboristerías, farmacias o por internet, son fáciles de encontrar buscando el término «cápsulas vacías».
  • Encapsuladora manual: es un sencillo y económico dispositivo que permite rellenar un gran número de cápsulas a la vez. Si bien no es necesario, ahorra trabajo a los consumidores habituales. Debemos elegir una para el tamaño de cápsulas que queramos y es fácil de comprar online buscando el término «encapsuladora manual». Si tienes una impresora 3D, también puedes imprimirte una.
Encapsuladora manual
  • Báscula de precisión: debe de ser capaz de pesar con precisión a partir de 200 mg miligramos o menos.

Sea de forma manual o con una encapsuladora, a la hora de rellenar las cápsulas debes de tener en cuenta 2 cosas:

  1. Cantidad en cada cápsula: aunque siempre habrá cierta variación en cada cápsula, es importante saber la dosis media por cápsula, motivo por lo que necesitas una báscula de precisión.
  2. Higiene: trabaja siempre con guantes y en una superficie limpia. De forma industrial, este procedimiento se realiza dentro de campanas extractoras. Almacena las cápsulas en un recipiente estanco.

Si bien hoy en día el Kratom se esteriliza antes de ser exportado, la contaminación microbiológica puede ser un problema. Al contrario que pasa con el té de Kratom, no tenemos ninguna forma de esterilizar las cápsulas y su contenido. Por tanto, con una mala higiene, podemos contaminarlas durante su elaboración.

Otro inconveniente es el elevado contenido en fibra vegetal que ingerimos con las cápsulas, que pueden dar molestias gastrointestinales o incluso diarrea. Esto no es un problema si lo que encapsulamos es extracto de alta concentración o resina.

Por último, hay que tener en cuenta que la absorción con este método es más lenta, mucho más que con el té de Kratom. Conviene esperar mínimo una hora antes de redosificar si creemos que la dosis tomada ha sido insuficiente.

Ventajas

Ventajas

  • Fácil de consumir.
  • Fácilmente transportable.
  • Posibilidad de realización casera.
  • Se aprovecha mejor el Kratom.
Desventajas

Desventajas

  • Más riesgo de abuso.
  • Más riesgo de sobredosificación.
  • Peligro de contaminación microbiológica.

Resina de Kratom

Resina de Kratom

Lo que conocemos como resina de Kratom no es realmente la resina de este árbol, sino un extracto acuoso de las hojas de Kratom, de color negro.

Cómo preparar resina de Kratom

7-hidroximitraginina

Es un potente agonista del receptor mu-opioide, 46 veces más que la mitraginina, y hasta ahora se pensaba que era el mayor responsable de los efectos del Kratom.

Aunque está presente en el Kratom de forma natural a muy bajas concentraciones, en el cuerpo humano la mitraginina se metaboliza en 7-hidroximitraginina mediante la enzima CYP3A4. Las personas que tomen fármacos que inhiban esta enzima o tengan de forma natural menor actividad enzimática, podrían notar un descenso del efecto analgésico.

Un estudio de la Universidad Sains Malaysia sugiere que este alcaloide no se encuentra realmente de forma natural en las hojas, sino que se forma tras la cosecha mediante oxidación de la mitraginina.

Aunque es algo tedioso, al preparar resina de Kratom podemos hacer una cantidad considerable que nos dure para bastantes días.

  1. Pesar la cantidad de Kratom inicial para hacer resina.
  2. Hervir el Kratom en una olla. La cantidad de agua depende del Kratom que hemos echado, se puede empezar por 500 ml por cada 100 gramos de material vegetal. Se puede agregar jugo de limón u otro ácido orgánico (ácido cítrico o ácido ascórbico) para ayudar a la extracción de los alcaloides.
  3. Dejar reposar y filtrar. Es importante escurrir bien el material para no perder alcaloides.
  4. Hervir el té concentrado que hemos obtenido en una sartén. El agua se evaporará y quedará una masa negruzca, momento en el que hay que apagar el fuego.
  5. Dejar enfriar y retirar de la sartén.
  6. Pesar la cantidad de resina obtenida.

Para hacernos una idea de su potencia, dividimos la cantidad de Kratom inicial entre la cantidad de resina obtenida. Por ejemplo: si hemos obtenido 1 gramo de resina por cada 8 gramos de Kratom, nuestra resina tiene una potencia 8x. Esto es una aproximación: no significa que realmente 1 gramo de resina equivalga a ingerir 8 gramos de Kratom, pero nos da una idea de qué dosis usar.

La resina debe de almacenarse en un recipiente estanco, lejos de fuentes de luz y calor. Se puede guardar junto con una bolsa de sílica gel para que no absorba humedad y evitar que se estropee antes. No recomendamos almacenar la resina a largo plazo.

Se puede consumir directamente, encapsulada o incluso en forma de té, pues se disuelve fácilmente de nuevo en agua caliente.

Ventajas

Ventajas

  • Fácil de consumir.
  • Fácilmente transportable.
  • Posibilidad de realización casera.
  • Efectos muy fieles a la infusión de Kratom.
Desventajas

Desventajas

  • Más riesgo de abuso.
  • Más riesgo de sobredosificación.
  • Peligro de contaminación microbiológica.
  • Su elaboración requiere de tiempo, utensilios y gasto de energía.
  • Se pierden alcaloides durante la elaboración.

Ingesta directa: método "toss and wash"

Existe la posibilidad de ingerir directamente el Kratom. Los que optan por este rápido método simplemente se ponen en la boca la cantidad de Kratom que quieren ingerir (en varias tandas si es una cantidad grande, ya que de lo contrario es imposible ingerir de una vez tanto polvo) y luego lo tragan con un vaso de agua o zumo.

Otra opción es poner el Kratom en suspensión en un vaso de agua o zumo, removiendo bien ya que el Kratom en polvo es poco soluble. Una vez que esté bien suspendido, beber rápido antes de que precipite.

A pesar de ser un método sencillo y barato, no lo recomendamos. Como hemos comentado previamente, existe el riesgo de contaminación microbiológica y el de padecer molestias gastrointestinales y diarrea por el alto consumo de fibra vegetal. Por otra parte, muchos consumidores estarán de acuerdo en que es un método bastante repugnante: puede llegar a ser muy difícil tragar altas cantidades de material vegetal. Es, literalmente, más de un mal trago.

La ingesta directa de Kratom no la recomendamos, y para nosotros queda relegada a extractos, incluida la resina. También queremos puntualizar que aunque la resina puede ingerirse directamente, es buena idea encapsularla para evitar que se contamine.
cropped-logo-tienda-1-jpg
KationicKratom
Recomendación
Ventajas

Ventajas

  • Se aprovecha todo el material vegetal.
  • No requiere gasto de energía ni utensilio.
  • Funciona muy bien con los extractos, como la resina.
Desventajas

Desventajas

  • Peligro de contaminación microbiológica.
  • Posibilidad de molestias gastrointestinales por el elevado contenido en fibra.
  • Es bastante desagradable y para algunas personas imposible de ingerir.

Tintura de Kratom

¿Cómo se toma el Kratom? Formas de consumo más habituales Tintura de Kratom jpg

La tintura de Kratom es un extracto hidroalcohólico de Kratom. Debido a que los alcaloides del Kratom no presentan la misma solubilidad en etanol que en agua, sus efectos no son exactamente iguales a los del té de Kratom. Por ejemplo, en Abhisheak Sharma et al (2019) no encontraron el potente alcaloide 7-hidroximitraginina en el extracto etanólico, sin embargo hay que tener en cuenta que la mitraginina se metaboliza en 7-hidroximitraginina, aunque cada persona presenta una tasa de conversión diferente.

Cómo elaborar tintura de Kratom

  1. Pesar el Kratom. Por cada 115 gramos de Kratom, emplear 1 litro de alcohol. Esta es la concentración más habitual, pero puede ser modificada según gustos. El alcohol puede ser de alta graduación o bien vodka. A menor graduación, más agua y más similares los efectos al té de Kratom.
  2. Añadir todo y mezcla en una jarra. La jarra debe de tener tapa hermética.
  1. Añade ácido cítrico hasta alcanzar un pH de 4. Si bien este paso no es imprescindible, ayuda mucho a solubilizar los alcaloides. El ácido cítrico puro puede ser comprar en droguerías u online y puede ser sustituido por ácido ascórbico (vitamina C). El pH se puede medir con tiras reactivas.
  2. Sellar la jarra y dejar reposar durante 1 semana. Debe almacenarse en un lugar oscuro.
  3. Filtrar la tintura. Debemos filtrar con un filtro de café o tela, en el líquido resultante no debe quedar material vegetal.
  4. Devolver el líquido a la jarra ya limpia, cubrir con una tela y dejar evaporar. Al evaporar, la tintura se va concentrando y nos deshacemos de gran parte del alcohol. El volumen a evaporar depende de cada usuario.
  5. Medir en una jarra graduada el volumen obtenido.
  6. Depositar la tintura en goteros. El uso de goteros es la forma más cómoda de usar la tintura de Kratom.

Antes de disfrutar de la tintura de Kratom ya preparada, tenemos que saber la concentración aproximada. Para ello, dividimos la cantidad total de Kratom inicial entre el volumen de tintura obtenido.

Ventajas

Ventajas

  • Fácil de consumir.
  • Fácilmente transportable.
  • Posibilidad de realización casera.
  • Sabor más agradable en comparación con el té de Kratom.
Desventajas

Desventajas

  • Elaboración cara y tediosa.
  • Contiene alcohol.
  • Los efectos no son iguales a los del té de Kratom ya que el perfil alcaloidal es ligeramente diferente.

Fumar Kratom NO es una vía de administración

Es una ocurrencia bastante común que desde aquí hemos aclarado hace tiempo: el Kratom no se fuma. No es solamente una vía inefectiva, es que además es perjudicial para la salud.

Tampoco se puede vaporizar de forma efectiva ni el Kratom ni sus alcaloides, debido a sus elevados puntos de ebullición, en comparación a sustancias más populares como el THC o CBD.

Saber más

Cómo siempre, recomendamos nuestra guía para principiantes como punto de partida, allí resolvemos las dudas más comunes.

Si quieres probar el Kratom pero te pierdes entre tantas variedades y venas, hemos elaborado una guía para que elijas el Kratom que más se adapte de lo que buscas.

Para cualquier otra duda, consulta nuestro blog, dónde tenemos múltiples artículos que ahondan en temas relacionados con el Kratom, o déjanos tu pregunta en los comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

VOLVER ARRIBA